Dependiendo del espectador, el boxeo puede ser visto como un deporte bárbaro, violento o un hermoso y artístico hecho de visualización de la forma física. Muchos espectadores no son capaces de ver la naturaleza física y agresiva del boxeo pasado, y cierran sus ojos a las capacidades increíbles de los boxeadores. Un espectador con un profundo conocimiento del deporte, sin embargo, se aprecia de la gran pantalla puesta de manifiesto por dos luchadores con talento. De hecho, el boxeo es violento, pero también es un arte que implica hábil estrategia y previsión – al igual que una partida de ajedrez. Esta guía se centra en la frase “dulce ciencia” en lo que respecta al deporte del boxeo.

Los origenes

Pierce Egan era un periodista británico a principios de 1800. Él escribió acerca de una variedad de deportes, pero la mayoría de sus artículos se refieren al boxeo sin guantes y a carreras de caballos.

Egan es mejor conocido por sus cinco volúmenes de boxeo titulado Boxiana. El primero se publicó en 1813 y la serie se completó en 1828. Dentro de sus artículos, a menudo se refiere al boxeo como la “dulce ciencia de hematomas”, una frase que reconoce tanto a los boxeadores, como metódicos y resistentes. Boxiana ha experimentado un enorme éxito en el siglo 19, ya que combina ejemplos luminosos con la escritura, informando en relación con el deporte más popular e ilegal del tiempo.

Una era diferente

Aunque los artículos de Egan fueron muy respetados, la frase “dulce ciencia” en general cayó en desuso hasta mediados del siglo 20, cuando el autor AJ Libeling la trajo de nuevo. Era un escritor de The New Yorker que publicó una colección de artículos de boxeo desde 1951 hasta 1955. Su colección se tituló ‘La dulce ciencia’ en homenaje a Pierce Egan, y la editó como un libro en 1956. En 2002, la revista Sports Illustrated lo calificó con “la mayor casa de apuestas de todos los tiempos.”

Dentro de La dulce ciencia, Libeling cubrió a los boxeadores populares y los combates del día, proporcionando observaciones precisas en todas partes. Algunos de los boxeadores más exitosos de la época incluían a Ray Robinson, Rocky Marciano, y Jake LaMotta.

Sobrenombres

Sugar Ray Robinson y Sugar Ray Leonard ambos recibieron sus apodos con la frase ‘Sweet Science’ (dulce ciencia). Ambos boxeadores utilizaban estrategias técnicas, hábiles para superar a los oponentes. El entrenador de Ray Robinson, George Gainford, dio el sobrenombre a Robinson cuando era un aficionado. Gainford dijo que Robinson era “dulce como el azúcar.” El apodo luego se utilizó posteriormente para describir a otro Ray (Leonard) cuando llegó a la escena del boxeo.

El uso moderno

La popularidad del boxeo ha disminuido en las últimas décadas, pero las habilidades y el corazón exhibidos por los mejores en el mundo siguen siendo los mismos. Los boxeadores más exitosos son tácticos, pero resistentes. Ninguna otra frase representa esta imagen mejor que el término acuñado por Egan a principios del siglo 19, “La dulce ciencia de hematomas”.

Fuente: Boxing Isport

error: Content is protected !!