Roña Castro se postulará este año a diputado nacional por el PJ. “Tengo muchísimas propuestas”, aseguró el ex campeón mundial

Por Mauro Mariani

“Yo no puedo dar recomendaciones económicas a otros boxeadores o personas, es muy personal. Me fue bien durante mi carrera, pero no estoy salvado. Soy un boxeador popular, que salgo a buscarla y la encuentro. Camino la calle y la gente sabe quién soy. Pero con este gobierno se está haciendo todo muy difícil… Están enfocados en dejar caer a la gente”.

Comprometido con las necesidades de sus vecinos de Temperley, Roña Castro se lanzó a la política. Va tras los pasos de Manny Pacquiao, quien además de ser campeón del mundo welter AMB es senador en Filipinas.

“Yo vengo del peronismo de hace muchos años, lo llevo adentro. En su momento estuve con Carlos Menem, después con Néstor Kirchner, quien era mi gobernador en Santa Cruz y yo le decía Lupín (NdeR: Castro nació en Caleta Olivia, en la provincia sureña). También me mantuve cerca de Cristina, a quien la vi varias veces. Yo siempre me manejé con ellos, incluso trabajé. Estuve 13 años en el Cenard hasta que me echaron cuando cambió el gobierno”, aseguró.

-El 2019 es un año electoral, ¿te vas a presentar a candidato?

-Sí, me voy a postular como candidato a diputado. Hace rato que estoy en política y sé lo que es. Estaré en la lista del Partido Justicialista, me llevo muy bien con todos.

-¿Candidato a diputado nacional o provincial?

-Nacional, no ando con cosas chiquitas, ja.

-Vendete frente al electorado. ¿Cuáles son las propuestas que llevarás a la Cámara de Diputados? ¿En qué te enfocarás?

-Tengo muchísimas, me gusta trabajar. Uno habla con la gente y ve qué necesita. Vas a un barrio y donde antes te pedían chapas para hacerse la casa, ahora te piden comida, ¿entendés? Eso es muy grave. Hay muchos que la están pasando mal y yo quiero ayudar. Visito varias villas cerca de mi casa y se siente la necesidad. Te doy un ejemplo de mi barrio: las últimas tormentas dejó a muchos sin luz y agua por todos lados. Los políticos tendrían que dejar de mirar el centro, que está muy lindo, para enfocarse en los costados, en los que hay mucho barro.

Fuente: Diario Olé

error: Content is protected !!