El ex pugilista, que supo consagrarse como el mejor de la división semipesados de la Asociación Mundial de Boxeo en 2008, tiene prohibición efectiva por parte del APreViDe para ingresar a las canchas del fútbol argentino

El pasado jueves por la noche, en la antesala de la derrota de Tigre frente a Estudiantes de Buenos Aires por los 32avos de final de la Copa Argentina, la Policía de la Provincia de Buenos Aires, en el marco de los operativos de la Agencia de Prevención de Violencia en el Deporte, detuvo a 110 personas en las inmediaciones del estadio de Arsenal.

Pigu Garay fue campeón mundial de boxeo AMB en 2008 (NA)

Uno de ellos fue el ex pugilista Hugo Garay, quien supo coronarse campeón mundial de boxeo AMB en 2008. Pigu, después de su retiro de la práctica profesional de la actividad, en 2011, es vinculado como parte de la primera línea de la barra de Tigre.

El boxeador, que también representó al deporte argentino en los Juegos Olímpicos de Sydney 2000, fue noticia en 2013 cuando fue acusado de tentativa de homicidio calificado, como consecuencia del enfrentamiento armado entre barras de Tigre, que sucedió en antes de un encuentro ante River.

Hugo Garay, al igual que Diego Gareis y Marcelo Pauliti, otros dos barras de Tigre de la primera línea, tenían derecho de admisión para ingresar a la cancha.

Los 110 detenidos fueron demorados en su mayoría por provocar disturbios en la zona cercana al ingreso del estadio Julio Humberto Grondona, y por generar enfrentamientos con la Policía de la Provincia de Buenos Aires.

Nacido el 27 de noviembre de 1980, la carrera profesional de Pigu comenzó en 2001, luego de ser parte del seleccionado argentino de boxeo amateur. En esa condición, además de haber sido representante olímpico, se subió al podio y se colgó la medalla de bronce en la categoría semipesados en los Juegos Panamericanos de Winnipeg 1999.

El pico máximo de su etapa como boxeador llegó en 2008. En el mítico Luna Park de la calle Corrientes, Garay ganó el cetro de la Asociación Mundial de Boxeo de los semipesados. El título, que por entonces estaba vacante, quedó en sus manos luego de superar en fallo unánime al ucraniano Yuri Barashian, en un combate que duró 12 asaltos.

En la actualidad, Pigu impulsa a su hijo Isaías para que siga sus pasos en el deporte de los puños.

Fuente: Infobae

error: Content is protected !!