Por El Round Final

Sergio Martínez, para muchos, es el mejor boxeador argentino de los últimos años, debido a grandes logros que obtuvo, en cuanto a títulos mundiales y victorias ante boxeadores de renombre. En 2010 fue elegido como boxeador del año.

Por esos años, en su esplendor boxístico, se ubicaba en el podio en cualquiera de los ranking libra por libra especializados, solo detrás de Floyd Mayweather y Manny Pacquiao. Alguna vez Maravilla dijo: “mi sueño es pelear con Mayweather”.

La pelea entre ambos se habló, pero en una etapa en la que el argentino no podía bajar de mediano, y “The Money” no estaría dispuesto subir a las 160. ¿Pero cómo se imaginaba una pelea ante Floyd?

En su libro Corazón de Rey, entrena tu mente, conquista tu sueño, además de repasar parte de su carrera, y cómo logró convertirse en uno de los mejores boxeadores del mundo, explicó la eventualidad de una pelea ante Mayweather:

“Es difícil imaginarme en un limpio intercambio de golpes a cara descubierta frente a Floyd Mayweather. Con él, visualizó un combate en el que, calculadora en mano, mezquinamos al milímetro cada segundo de los doce asaltos. Frío, con un duelo de estilos tan dispares como el idioma, la personalidad y la arrogancia que nos diferencia.

Imagino doce asaltos muy parejos, donde la velocidad mental del Gran Rapids (Michigan), acompañada por un perfecto sistema defensivo, será el obstáculo a vencer y donde por primera vez en mi vida profesional mis puños jugarán el papel crucial del pegador contra el técnico.

Donde una izquierda empujada por millones de latinos puede romper la hegemonía americana, donde el niño caprichoso y consentido regrese a casa con las manos vacías. Será difícil la empresa, pero confieso que muero de ganas por ese desafío”.