Por El Round Final

Todavía siguen los ecos del brutal nocaut que el campeón pesado del Consejo Mundial de Boxeo, Deontay Wilder, le propinó en el primer round a su retador obligatorio Dominic Breazeale, el último fin de semana en el Barclays Center, Brooklyn.

Luego del reinado de los hermanos Klitschko, hoy la división de los pesos completos tiene unos cuantos jugadores para competir.

Wilder estaba cerca de concretar una revancha con el campeón lineal Tyson Fury, pero su firma con ESPN demoró los planes; y la gran unificación que todos esperan con el británico Anthony Joshua (AMB/FIB/OMB) solo se mencionó en conversaciones.

Por ese motivo, sino consigue ninguna de esas peleas, Wilder está dispuesto a tener una segunda pelea con Luis Ortiz, a quien venció por KOT7 en la primera. “¿Ortiz? La división de peso pesado es muy pequeña. Ya sabes, ¿por qué no tener dos peleas, tres peleas?”, evaluó el Boxingscene.

“No entiendo por qué ninguna de las grandes peleas no ha sucedido hasta ahora. Si pierdes, está bien. Reconstrúyete y vuelve a subir. La mayoría del tiempo en la vida, muchas personas pierden, pero se rinden. Y lo mejor de la vida es que la gente quiere ver cómo te caes y te levantas”, consideró.

Asimismo, explicó: “Es fácil mantenerse en la cima. Es fácil ser un ganador, sin pérdidas y cosas así. Ya sabes, todo el mundo quiere ser un ganador, pero un verdadero ganador, un verdadero ganador es alguien que se cae de esa plataforma, porque todos quieren ver cómo se desarrollan y recuperan la vida”.

“Y es por eso que no me importa mi registro. ¿Sabes a lo que me refiero? Así es como te conviertes en dos veces campeón, tres veces campeón, cuatro veces campeón. Y la división de peso pesado, como dije, es muy pequeña. Entonces, tenemos que hacer que las grandes peleas ocurran”, aseguró.