Floyd Mayweather aparece con un récord invicto sin embargo ha habido un par de mexicanos que lo han podido derrotar en su carrera boxística, y sí, estamos hablando de Castillo pero no de José Luis (a quien a juicio de muchos de nosotros le robaron la primer pelea), sino de otro Castillo que peleó dos veces con él, ambas derrotándolo y de manera oficial en los amateur: Martín. El otro mexicano que lo venció es Juan Carlos Ramírez.

Floyd inició en los amateurs en los 48 kg y luego subió a los 51, donde se coronó campeón nacional y entró al equipo olímpico estadounidense. Tuvo su primer enfrentamiento internacional frente al mexicano Martín Castillo en noviembre de 1994, y el mexicano lo derrotó 2-1 en un torneo Dual Meet entre México y Estados Unidos. Martín le volvería a ganar en los amateurs con la estrategia de ir siempre para adelante y meterle presión al “Money”.

El otro mexicano que logró derrotar al hoy legendario peleador estadounidense, fue Juan Carlos Ramírez el 8 de mayo de 1995 ya en los 54 kilogramos y también en un Dual Meet entre ambas naciones, con la misma estrategia de hacer presión e ir al frente.

¿Qué fue de ellos? En el caso del oriundo de Tepito, Martín, fue a los Juegos Olímpicos de Atlanta 1996 al igual que Mayweather y quedó eliminado en su primer combate. Luego tuvo una carrera profesional exitosa en los pesos chicos debutando en 1998 y llegando a un récord de 21-0 antes de su primera oportunidad por un campeonato mundial en el 2002, perdiendo por decisión técnica ante el venezolano Félix Machado, quien posteriormente tuvo una serie de derrotas y el retiro.

Dos años después, tras cuatro victorias, Martín se coronó campeón mundial interino supermosca AMB ante Hideyashu Ishihara y luego unificó ante Alexander Muñoz (otro venezolano) en una gran victoria que lo puso como el mejor del mundo en el peso y derrotó de nuevo a Ishihara, a Muñoz y a Eric Morel. Hasta el 2006 era el mejor súper mosca hasta que perdió contra Nobuo Nashiro ese mismo año en Japón en una pelea donde sus cejas le jugaron mal.

Tras tres victorias ante rivales sin nombre, la revista The Ring lo volvió a poner en el segundo lugar del ranking mundial antes de la pelea ante Fernando Montiel en el 2008 por el título mundial supermosca de la OMB, sin embargo fue sorprendido por un KO en 4 asaltos y su carrera se vino para abajo: noqueó en el primer round a Alfredo Montano y luego tuvo una victoria por descalificación, antes de perder en el primer round en el 2010 en la que sería su última pelea ante Jorge “Travieso” Arce, con lo que decidió colgar los guantes con un buen estado de salud físico y mental y al no ver posibilidad de volver a coronarse como campeón mundial. Su récord quedó en 35-4.

En el caso de Juan Carlos “Rancherito” Ramírez la historia no fue tan exitosa. Debutó el mismo año que derrotó a Floyd y tuvo 14 victorias consecutivas entre 1995 y 1998. Quedó la sensación de que lo aventaron rápido a la jaula de los leones para enfrentarse al campeón mundial filipino Luisito Espinosa (quien tenía un récord de 42-7) y ante una terrible actuación del réferi Lawrence Cole a quien se le salió la pelea de control cuando el filipino siempre entraba con la cabeza por delante pero fue al mexicano a quien le dedujeron un punto por ello. El mexicano tenía un estilo con poca técnica, de ir siempre hacia adelante, y cuando Ramírez iba hacia adelante y lo tenía muy lastimado el réferi decidió terminar la pelea en el mismo round 11 para irse a la decisión técnica que fue a favor del filipino de manera dividida y cerrada (en una pelea que lo fue) y no pudo ganar el campeonato mundial peso pluma del CMB.

A las tres victorias y estando clasificado entre los primeros del mundo se le dio otra oportunidad titular siendo joven ante otro mexicano, el que era campeón mundial en ese momento y construía su legado para la historia: Érik “El Terrible” Morales, quien lo derrotó en 9 giros. De ahí en adelante el chihuahuense siguió siendo un peleador muy competente con varias victorias (César Soto entre otros) aunque algunas derrotas (Agapito Sánchez y Fernando Velardez) y tuvo su tercera y última oportunidad mundialista en el 2003 ante Acelino Freitas por el unificado superpluma AMB y OMB pero fracasó en 4 rounds.

Luego fue campeón norteamericano por poco más de un año y en el 2005 pierde ante Carlos Hernández en una decisión dividida entre veteranos y ya su carrera se fue de bajada al ser noqueado en el primero ante Rocky Juárez para luego ligar 3 victorias y perder ante Kevin Kelley en 2, marcando el final de su carrera en el 2006 con 37-9.

Ninguno de estos mexicanos tuvieron el éxito de Mayweather pero alguna vez, dos mexicanos pudieron derrotarlo.