Por El Round Final

Brian Castaño sabía que la decisión de no viajar a Francia para enfrentar a su retador obligatorio Michel Soro, en duelo revancha, tenía una consecuencia directa: dejar de ser campeón mundial superwelter de la AMB.

Sin embargo, El Boxi contó que había predisposición del equipo argentino de tomar el combate, pero lo rechazaron por falta de garantías.

En la primera pelea venció al francés por decisión dividida, pero luego hubo otra pelea: el pago, ya que Sebastián Acaries, promotor de Soro, demoró seis meses en efectivizar los honorarios, además de entregar cheques apócrifos en el camino.

Ante esta situación, Castaño y su equipo de trabajo pidieron que la promotora Univent pague parte de la división monetaria por adelantado, y que sea VADA (Agencia Voluntaria Antidopaje, siglas en inglés) quien regule el combate, pero la respuesta de los franceses fue negativa.

“Queríamos que nos aseguren la plata, por lo menos más de la mitad y que VADA controle el doping, que en otras condiciones no íbamos, sin estas condiciones no iríamos a Francia”, explicó en un vivo de instagram.

Asimismo, aclaró que “fijate que son dos boludeces (sic), pero al final ellos se negaron, dijeron que no iban a pagar antes de pelear, que tampoco iban a estar con VADA, no iba a participar. Teníamos todas las de perder”.

Castaño (15-0-1, 11KO) destacó que Estados Unidos “dimos buena imagen, y queremos seguir ahí”. En ese sentido, reveló que su fecha de regreso será en septiembre u octubre, y que el excampeón mundial Austin Trout o Terrell Gausha, están en la lista de posibles rivales.