El 28 de junio de 1997, hace 22 años, Mike Tyson y Evander Holyfield se disputaban el título mundial de los pesos pesados del Consejo Mundial de Boxeo y protagonizaron la pelea más emblemática y polémica de la historia.

Fue uno de los hechos más insólitos que pudo haber ocurrido en el boxeo profesional: Tyson le arrancó un pedazo de oreja a Holyfield, hecho por el cual recibiría una fuerte sanción.

Este combate fue la revancha del primer enfrentamiento que tuvieron entre sí el 9 de noviembre de 1996. En aquella oportunidad, Holyfield ganó por nocaut técnico en el undécimo round y hacía historia al convertirse en el segundo boxeador en conseguir en tres ocasiones el título de los pesados.

Sin embargo, Tyson no estuvo de acuerdo con el fallo y pidió un segundo enfrentamiento que finalemten se disputó aquel 28 de junio (del año siguiente).

Duró solamente tres rounds. En los primeros dos, Holyfield fue sancionado por sus constantes cabezazos (algo de lo que se había quejado Tyson en la primera pelea) y por lastimar a su rival en la ceja.

Y el tercero fue histórico: el “chico Dinamita” soltó una mordida contra su rival, por lo que recibió un castigo. Segundos después, en el mismo round, Tyson volvería con una mordida a la oreja de Holyfield. Le sacó parte del cartilago de la misma y, luego, lo escupió en el medio del ring.

Fin del combate.

Fuente: Filo.news