El boxeador argentino que se había desvanecido tras una pelea, se había desmayado mientras escuchaba el fallo de los jueces de su última pelea, el fin de semana.

Hugo Santillán, el boxeador argentino que se desvaneció mientras leían el fallo de su última pelea, en el Club Atlético San Nicolás, murió esta madrugada.

Santillán se había desmayado el sábado pasado luego de su pelea por el título latino plata ligero del Consejo Mundial de Boxeo (CMB) contra el campeón uruguayo Eduardo Abreu.

Después de diez rounds, en los que terminó con la cara llena de sangre, el santafesino alcanzó a escuchar el fallo de los jueces, pero inmediatamente se desvaneció y debió ser trasladado de urgencia al hospital.

El boxeador, de 23 años, quedó internado en terapia intensiva y fue operado por un coágulo cerebral. Tuvo dos paros cardiorespiratorios y su delicado estado de salud colapsó esta madrugada.

Santillán fue campeón sudamericano y latino en la categoría superpluma de la Organización Mundial de Boxeo (OMB). Era el número 2 del ranking nacional en su categoría, con un récord de 19 victorias (8 por nocaut), siete derrotas y un empate.

Nacido en Ceres, una pequeña ciudad del noroeste santafesino, a 266 kilómetros de la capital provincial, “Dinamita” había heredado su nombre y su amor por el boxeo de su papá Hugo, también boxeador

Fuente: Clarín