El 5 de diciembre de 1975, Don José Sulaimán Chagnón fue electo Presidente del Consejo Mundial de Boxeo, y un día después bajo su mandato, se celebró la primera pelea de título mundial con el cinturón verde en juego, entre el campeón welter José Ángel “Mantequilla” Nápoles y el británico John Henry Stracey. De tal forma se trató de un hecho histórico deportivo trascendental además de ser una gran pelea. John H Stracey llegaba a la Ciudad de México como víctima, pues enfrentaría a uno de los mejores peleadores de la época, frente a más de 40.000 personas en una de las plazas de Toro más grandes del mundo. José “Mantequilla” Nápoles, nacido en Cuba y avecindado en México, fue uno de los pesos welter más grandes de la historia. Napoles llegaba al encuentro con 35 años y con la experiencia de 87 peleas. Stracey viajó a la Ciudad de México tres semanas antes de su pelea con Nápoles,  para adaptarse a la altitud.  John ya conocía a “Mantequilla”, ya que había hecho una sesión de sparring  con él en 1972 cuando Nápoles viajó a Londres para derrotar a Ralph Charles, en un combate por la corona mundial. La pelea empezó mal para Stracey. Nápoles lo envió a a la lona con un gancho de izquierda casi al inicio del primer episodio. El público respondió para aumentar la hostilidad y el británico hizo lo posible para sobrevivir ese episodio de pesadilla. Sin embargo, el resto de la pelea  Stracey dio gala de su fortaleza y buen boxeo para evidenciar que los mejores tiempos de “Mantequilla” ya habían pasado. En el episodio 6 el combate se terminó. El réferi se vio obligado a detener el combate debido al castigo que Nápoles recibió. Esta pelea marcó el retiro definitivo de “Mantequilla” Nápoles. Este combate es doblemente histórico: Siempre será recordado como una hazaña para el boxeo británico tras el contundente triunfo de Stracey; además este combate fue el primero por el título mundial del WBC bajo el mando del presidente Vitalicio del organismo, José Sulaimán. WBC