El británico Anthony Joshua aprendió de la primera pelea, y en la revancha con el mexicano Andy Ruiz se impuso por una amplia decisión unánime en Arabia Saudita. 

De esta forma recuperó los títulos AMB, FIB y OMB, de los pesados. Las tarjetas marcaron 118/110, 118/110 y 119/109 a favor del británico.

“Solo quería montar una gran clase magistral de boxeo y también mostrar la ‘dulce ciencia’ de este hermoso deporte. Se trata de golpear y no ser golpeado”, dijo el flamante campeón.

La estrella inglesa hizo una pelea con cero riesgo, fue a lo seguro, jab, jab, peleando en retroceso, moviéndose mucho y tuvo resto físico para ejecutar a la perfección su plan de pelea, y le dio resultado. Fue lo lógico para sus aspiraciones, si le pasaba lo mismo que la primera quizá se terminaba su carrera. 

https://twitter.com/anthonyfjoshua/status/1203442673677418501?s=19

EL FUTURO DE AJ

Pero Joshua tuvo poco tiempo para festejar, porque debe cumplir con sus compromisos obligatorios: el presidente de la Organización Mundial de Boxeo, Paco Varcacel, reportó que tiene un plazo de 180 días para negociar con su retador mandatorio, el ucraniano Oleksandr Usyk. 

Ambos peleadores están bajos las filas de Matchroom Boxing, por lo cual no habrá inconvenientes para negociar. 

Asimismo, AJ tiene de retador obligatorio, pero por la FIB a Kubrat Pulev.