Tyson Fury cumplió su pronóstico y terminó con el reinado de Deontay Wilder. “Sentí como un fracaso el empate en la primera pelea porque venía ganando. Sabía que para ganar tenía que noquear. Y eso fue lo que salí a hacer”, dijo el flamante campeón

Por El Round Final

Tyson Fury cumplió su pronóstico y terminó con el reinado de Deontay Wilder: venció al estadounidense por KOT7, y se consagró nuevo campeón mundial CMB de los pesados.

La noche del MGM Grand, Las Vegas, fue testigo de un acontecimiento histórico para el boxeo.

“Sentí como un fracaso el empate en la primera pelea porque venía ganando. Sabía que para ganar tenía que noquear. Y eso fue lo que salí a hacer”, dijo el flamante campeón, en conferencia de prensa.

Sobre su actuación, dijo, entre risas, que se siente “un poco molesto, porque predije que ganaría en el segundo round”.

La pelea tiene una cláusula de revancha para que el perdedor pueda aplicarla, si lo desea. “Estoy listo para la siguiente pelea. La revancha si es lo que quieren”, aseguró Fury.

Asimismo, el nuevo Rey de los pesados tuvo palabras de respeto para Wilder.

“Un gran saludo a Deontay Wilder. Él vino aquí esta noche y se preparó y realmente mostró el corazón de un campeón. Lo golpeé con un derecho limpio que lo dejó caer y volvió a levantarse. Es un guerrero. Volverá. Será campeón ¡Pero diré que el rey ha vuelto a la cima del trono!”, cerró.