La pelea inmortales Muhammad Ali y Joe Frazier fue transmitida desde ring side en 12 distintos idiomas. 300 millones de personas presenciaron la pelea a través de la televisión cuyos derechos fueron comprados por 50 países.

Por Victor Cota

Hoy se está cumpliendo un año menos de medio siglo de que el mundo boxístico se estremeció ante uno de los espectáculos deportivos más grandes, atractivos y emotivos de que se tenga memoria.

Estamos hablando del primer (se enfrentaron en tres ocasiones) encuentro entre los inmortales Muhammad Ali y Joe Frazier, que se llevó a cabo en el cuarto Madison Square Garden de Nueva York el 8 de marzo de 1971 y que en su momento fue lo máximo en cuanto al número de espectadores por televisión en el mundo entero, desde luego con el famoso local neoyorkino lleno hasta el tope, y el interés de muchos otros millones que no tuvieron acceso a ninguna forma que les permitiera presenciar la batalla.

Esta fue promovida por el magnate californiano Jerry Perenchio, hombre de negocios, filántropo y coleccionista de arte según sus biógrafos, además que fue CEO de Univisión de 1992 a 2007. Y por si todo eso fuera poco, la fortuna de este hombre en aquel momento estaba calculada en 26 mil millones de dólares.

La pelea fue transmitida desde ring side en 12 distintos idiomas, caso nunca visto hasta aquella noche. 300 millones de personas presenciaron la pelea a través de la televisión cuyos derechos fueron comprados por 50 países.

En el famoso escenario se dieron cita entre muchas otras celebridades Norman Mailer, Woody Allen, Frank Sinatra, Dustin Hoffman, Barbra Streisand, Bill Cosby, Gene Fullmer, Jack Sharkey, Joe Giardello, Emile Griffith, George Foreman, Joe Louis, Gene Tunney, Dick Tiger, Billy Conn, Rocky Graziano, Oscar Bonavena y el fenómeno Sugar Ray Robinson.

Dos espectadores con boleto pagado fallecieron dentro del Garden por ataques al corazón en el curso del combate. Se reportaron muertes frente al televisor desde Milán y Kuala Lumpur.

El referi fue Arthur Mercante y actuaron como jueces Artie Aidala y Bill Retch. El anunciador fue Johnnie Addie. Estuvo en juego el campeonato mundial de peso completo en versiones del Consejo Mundial de Boxeo y otro organismo. Joe Frazier subió al ring con record de 26-0, 23 nocauts; mientras que Ali hizo lo propio ostentando un historial de 31-0, con 26 nocauts.

Ali cayó por primera vez en su carrera en el asalto 15, conectado con un gancho izquierdo de Frazier. Su derrota por puntos constituyó la primera derrota que sufrió en su carrera.

Las influyentes e importantes agencias de noticias todavía en aquella época, la Associated Press dio su puntuación a favor de Joe Frazier, mientras que la United Press International vio todo como un empate.

Cada uno de ellos recibió un cheque por dos millones y medio de dólares, la paga máxima para un boxeador hasta aquella fecha.

La revista “Life” publicó fotografías captadas por Frank Sinatra, el artista Leroy Neiman pintó una escena de la batalla, mientras que el actor de Hollywood Burt Lancaster dio forma a lo que llaman “comentarios de color”, para el circuito cerrado de televisión.

Para terminar, diremos que Bernard Picot, de la Agencia AP, escribió que los 35 millones de dólares de ganancias para los organizadores, provocaban la envidia de ejecutivos de empresas altamente cotizadas en Wall Street. Otro reportero de la misma agencia comentó que la pelea fue el acontecimiento deportivo de mayor impacto económico de todos los tiempos, mientras que la agencia France Presse por su parte, publicó entre otras cosas, que más de mil millones de dólares cambiaron de bolsa por medio de las apuestas.

WBC