En una charla exclusiva, la campeona del mundo supermosca IBF, Jorgelina Guanini, expresó la necesidad del boxeo femenino argentino de aumentar las peleas en el exterior. “Es importante pelear contra rivales de otros países, basta de pelear entre argentinas”, pidió.

Por Julián Haramboure (de @BoxingFemNews)

En una charla exclusiva, la campeona del mundo supermosca IBF, Jorgelina Guanini, expresó la necesidad del boxeo femenino argentino de aumentar las peleas en el exterior. También mostró su enojo ante la cancelación de la revancha contra Micaela Luján, y se refirió a sus próximos objetivos.

Desde España, en donde pasa la cuarentena y continúa sus entrenamientos, la campeona del mundo Jorgelina Guanini (9-1-2) habló de varios aspectos en una rica charla. “Llegué hace un mes aquí para preparar la defensa de mi título, y me encontré con este panorama. Gracias a Dios en donde vivo tengo máquinas para entrenar, patio grande, bolsa, lo necesario para realizar un buen entrenamiento”, manifestó en referencia a este particular momento que atraviesa el mundo.

Además, la oriunda de Necochea fue sincera sobre sus sensaciones de su 2019: “Para mí desde lo boxístico fue terrible, solamente hice la pelea ante Micaela Luján, la cual fue empate. Estaba programada la revancha, pero mis promotores no quisieron que me vuelva a enfrentar a ella. No hubo arreglo, era un combate mandatorio ese, pero mi promotora la sacó”.

“Me enojé con la decisión de mi promotora, estuve cerca de rescindir el contrato, yo hice tres puesta a punto para ese desafío y por distintas razones me movieron la fecha hasta su cancelación. Yo le quería dar la revancha, me sentía segura, sabía que iba a defender lo mío arriba del ring” agregó la púgil de 27 años.

Guanini, quien eligió el boxeo por sobre el hockey y tuvo su inicio amateur a los 16 años, analizó su estilo de combate: “Yo siempre voy pensando en ganar, no voy a especular, no tengo rounds de estudio, voy directamente al ataque. Eso fue lo que hice contra Dionicius y contra Julieta Cardozo. Fui a ganarles, a sacarles lo que yo quería”.

Apenas termine la cuarentena obligatoria, la boxeadora albiceleste quiere quitarse el mal sabor que le dejó el 2019, por lo que ya piensa en objetivos importantes: “Estamos en charlas para concretar una pelea unificatoria con la campeona WBO, la japonesa Miyo Yoshida. Yo quiero a futuro tener un cinturón de cada organismo. De hecho, más adelante tengo pensado pasar a otras divisiones, me gustaría”.

Sobre la actualidad de este deporte en la rama femenina, Jota manifestó: “Es importante pelear en el exterior, contra rivales de otros países, basta de pelear entre argentinas. El mundo es grande y hay boxeo bueno en todos lados”. Para cerrar, quien se inició en esta disciplina de la mano de Ubaldo Sacco (el padre del recordado campeón Ubi Sacco), agradeció el apoyo de sus seguidores: “Valoro un montón las palabras de aliento, motivan mucho y dan ganas de agradecerles a todos al momento de estar en el ring”.