Por El Round Final

Era el año 2010 cuando Saúl Álvarez no era la estrella de hoy en día, y peleaba por meterse en las grades de ligas.

Era “otro” Canelo, sin el reconocimiento, y con habilidades más limitadas, que luego fue perfeccionando con el paso del tiempo.

En aquel año eligieron como rival a José Cotto, hermano de Miguel, quien tenía 32 años y llegaba con un récord respetable: 31 victorias, 23 por la vía del nocaut, con apenas una derrota en su palmarés.

En ese entonces Canelo ya había cosechado títulos latinos, regionales y campeonatos juveniles. Su récord invicto era de 31 combates, con 23 nocauts. Similar al de su rival de turno. Era la noche de su debut en Las Vegas.

Todo sucedió en el primer asalto, cuando Cotto conectó un cross de izquierda, que el mexicano sintió y terminó cayendo sobre las sogas, lo que lo salvó de la caída. Aunque luego de eso siguió una andanada de golpes que lo hicieron tambalear.

Finalmente, Canelo supo pasar la tormenta, y ganó por nocaut técnico en el noveno asalto. Una pelea que fue de las más difíciles de su carrera.

Doná 100$ Doná 200$