En esa fecha venció a Golovkin, no solo demostró que era el boxeador más taquillero sino que también podía llegar bien alto en el P4P. Hoy, en medio de demandas judiciales, pierde otro septiembre, por segundo año seguido. ¿Qué está pasando con Canelo?

Por @FDGotelli 

El 15 de septiembre de 2018 fue la fecha donde Canelo Álvarez venciendo a Gennadiy Golovkin no solo demostró que era el boxeador más taquillero a nivel internacional sino que también podía disputar con los grandes y llegar bien alto al tope del libra x libra. Si bien el combate fue cerrado y hasta para algunos ganó su rival pero a pesar de todo el mexicano dio una gran exhibición.

Pero así como el trono del boxeo le pertenecía, el camino no iba a estar lleno de rosas. HBO su cadena televisiva se bajaba de las transmisiones deportivas y daba paso a lugar a una OTT (servicio over the top, fuera de las transmisiones tradicionales) llamada DAZN que buscaba trascendencia a partir de la figura del boxeador.

DAZN no se jugó con chiquitas, y tras un acuerdo lucrativo con Matchroom Boxing del Reino Unido. Fue por todo y consiguió a Canelo por más de 350 millones de dólares. Canelo comenzó ese mismo año su contrato tras vencer a Rocky Fielding en el Madison. DAZN buscó conseguir una pelea “premium” con Golovkin y también lo contrató por 100 millones de dolares.

Pero como ha pasado en otros momentos y ahora no fue distinto, DAZN buscó golpear el mercado de boxeo y terminó golpeado. Sin poder arrastrar a otras figuras prácticamente (Mikey García peleó por la friolera de 7M contra Jessie Vargas) empezó a presionar al de Jalisco para conseguir CaneloGGG3 pero la figura principal del boxeo no dio prenda.

Así que dejó vacante la fecha de la independencia mexicana en 2019, para luego pelear contra Serguei Kovalev en noviembre del mismo año. Una pelea donde Canelo subió a 175 libras, posiblemente una de las peleas más deslucidas pero que terminó de forma espectacular con un TKO11, en ese combate los boxeadores tuvieron que esperar una hora por el UFC donde se enfrentaron Jorge Masvidal y Nate Diaz. Algo que el nacido en Guadalajara no le gustó y dejó su descontento en cuanta entrevista estuvo. Sin pensarlo sería hasta ahora su ultima pelea.

Esto nos lleva a este año donde se resintió de manera importante la actividad del boxeo por la pandemia de Covid19. Ante la ausencia de publico y con una crisis que no deja mucho margen para los PPV, los boxeadores están ante la disyuntiva de pelear por menos dinero o quedarse en la espera hasta que pase la pandemia. Esto sacó en la primera mitad del año a la mayoría de la primera linea del boxeo (salvo los que pelearon antes de marzo) e incluso a algunos posiblemente por todo el año.

En mayo, la otra gran fecha mexicana, Canelo no pudo conectar con Billie Joe Saunders una pelea por el título de las 168 libras. Ahora en septiembre ni siquiera hubo un anuncio. Salvo que se considere a Avni Yildrim como candidato verdadero a las 168 libras del WBC. Una semana antes de la fecha, el bombazo entraba el mexicano demandaba tanto a su promotor Golden Boy Promotions como su medio DAZN por la suma de 280 millones de dolares.

Si bien la demanda tiene que ser formulada, según reportes Canelo nunca vio su contrato y las desavenencias con su promotor son mayúsculas. Se sabe que GBP tras su separación de Richard Schaefer y Al Haymon perdió muchos boxeadores y su relevancia quedó solo en Canelo. Tras las caídas de Lucas Matthysse y Jorge Linares, ya ni siquiera hay segundas espadas en la promotora que no sean promesas (y si bien algunas son muy buenas) que no llegan a llenar estadios. Por eso tras el congelamiento de la relación con Canelo no hay veladas de GBP anunciadas algo que sus competidores ya llenaron varios casilleros.

Con un GBP y Canelo en una relación disfuncional, se suma un DAZN que tras los primeros y grandes anuncios tiene que regular su negocio. Lo que a secas acá decimos barajar y dar de nuevo. DAZN no quiere pagar a Canelo su base (35 millones de dolares por pelea) sino hay enfrentamientos “premium”. Pero la compañia aparentemente no tiene un concepto muy claro. Por eso pide que sino enfrenta a GGG que enfrente a otros no boxeadores como Masvidal o McGregor. Un delirio. Sin margen para peleas con Callum Smith o Billie Joe Saunders por 35 millones, Canelo se quedó entre la espada y la pared y decidió dinamitar los puentes interponiendo una demanda. Que no tiene viso de seguir por mucho tiempo, es imposible pensar que el mejor boxeador no pelee los mejores años de su carrera. Aun así, está claro que tendrá que redefinir sus alianzas para llevar a cabo sus peleas.

Uno de los posibles acuerdos es que Canelo saque del medio a GBP, que nunca quedó bien parado en el asunto. Varios reportes indican que GBP prometió un tercer combate con GGG a DAZN y DAZN no sabe a a ciencia cierta cual es el acuerdo que tiene Canelo con GBP, además que acobija a MatchRoom de Eddie Hearn que bien podría ser su nuevo promotor.

Por lo pronto, un nuevo acuerdo tendrá que salir a mas tardar en seis meses sino la perdida para todos los involucrados serían cuantiosas. Posiblemente no tengamos Canelo en DAZN este año pero en 2021 tranquilamente lo podríamos ver 3 veces. También tendrán que analizar la bolsa mínima y tras este nuevo mundo post pandemia 35 millones por pelea se hace poco probable, pero con flexibilidad se puede tener un combate de mayor bolsa (35 o más) y otro combate de una bolsa menor (menos de 25 millones) para que el acuerdo se logre.

Tras dos años de la efeméride, Canelo no ha vuelto a pelear en septiembre. Fecha clave para su público y su carrera. Con 31 años no es algo que debería pasar por tercera vez consecutiva en la carrera del mexicano.