Vasiliy Lomachenko y Teófimo López estuvieron cara a cara durante la conferencia de prensa final antes de su combate de este sábado en el MGM Grand, de Las Vegas, en el que se disputará el Súper Campeonato Ligero de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB) y las versiones de la IBF, la OMB y el CMB.

Ambos peleadores hablaron sobre el combate, lo duro que ha sido esta pausa debido a la pandemia y lo que esperan de la gran noche de este sábado, en la que se determinará el mejor peso ligero del momento durante uno de los combates más expectantes de las 135 libras en los últimos tiempos.

«Para mí, creo que será una pelea de ajedrez», dijo Lomachenko sobre cómo cree que sea el desarrollo del combate. “Creo que lo necesario para que esto suceda es solo un ring, los jueces y la televisión. Eso es todo. Y, por supuesto, cuatro cinturones», prosiguió.

El ucraniano tiene alrededor de un año sin pelear y ante el cuestionamiento sobre cómo eso le pudo afectar, aseguró no tener conocimiento exacto por ser una situación inédita en su carrera: “No sabré cómo me afectará este largo descanso hasta el sábado por la noche. Nunca he estado fuera del ring durante un año completo como este. Nunca. No sé cómo será».

Por su parte, López habló sobre el significado de su posible triunfo sobre Lomachenko y lo catalogó como el inicio un cambio generacional. Además, explicó de qué se trata su apodo del “Takeover” (tomar el control).

“El Takeover no es solo una frase. Esta es la parte en la que yo lidero la nueva generación de peleadores. Ganar esto es un sello y una marca para la nueva era», destacó en rueda de prensa transmitida por ESPN.

«Preparen el popcorn y disfruten del espectáculo. Este es “El Takeover”, remató.

Ambos peleadores ahora solo deben subir a la balanza este viernes como último paso antes del combate. Al marcar las 135 libras reglamentarias tendrán todo listo para su combate. “Loma” tiene récord de 14 victorias, 1 derrota y 10 nocauts, mientras que López posee 15 triunfos, sin revés y 12 nocauts.

WBA